03/04/2016

3 minutos en Saint Antonine

Desde el corazón de Cuba, mi primera redacción para Editor Under Construction tras 7 meses viviendo aquí, en medio del campo, en la Escuela Internacional de Cine y Televisión. Creo que ha llegado el momento de retomar las reflexiones, aprendizajes, análisis y aventuras que publicaba en el blog, para continuar con eso de aprender compartiendo. Porque si no es así, no es tan divertido. La lenta y limitada conexión a internet no facilita hacerlo, pero sea como fuere, aquí estoy para dejar la huella que dejaron en mí los 3 minutos en Saint Antoine.

Este primer curso en la escuela, que está a dos meses de acabar, se denomina Polivalencia, porque los 40 estudiantes que estamos aquí (de muy diversos países, continentes y culturas) aprendemos de los diferentes departamentos y oficios que hay dentro del mundo cinematográfico y audiovisual, para ya el año que viene especializarnos cada uno en una cátedra en concreto. Aprendemos a analizar películas desde el punto de vista del guión, a escribir guiones, a fotografiar, a registrar sonido, a editar, a dirigir, a producir, a amar el arte y las personas que lo hacen, que nos rodean, con las que vivimos. Escuchamos, vemos y contamos historias. Nos las imaginamos, las vivimos o las recordamos. Y todo esto lo concretizamos, materializamos o capturamos en un soporte que llegará a la gente que esté interesada en verlo, al mundo que esté interesado en ver y escuchar historias que le permitan ver realidades de jóvenes con ganas de mejorar un poco el cochino panorama contemporáneo. Como dice Basilio Martín Patino en una entrevista que tengo pegada en la pared de mi cuarto, “Debemos seguir inventando el mundo”.

Fotografía del rodaje de La Parca
 Como ejercicio evaluativo, aglutinador de los conocimientos adquiridos hasta el momento, en este curso de Polivalencia, hay el ejercicio llamado 3 MINUTOS. Viene a ser un cortometraje que cada uno de los 40 alumnos debemos realizar con una serie de directrices como las siguientes:
Ser rodado dentro del perímetro de la escuela.
Un día de rodaje de máximo 12 horas.
Grabar un máximo de 10 minutos en tarjeta (por primera vez en la Escuela, los alumnos de primer año rodamos en digital y no en celuloide).
Editar un vídeo cuya duración final esté comprendida entre los 2 y 3 minutos.

En equipos de 8 alumnos (director-guionista, ayte. dirección, productor, director de fotografía, ayte. cámara, sonidista, microfonista, scrpit-editor) hemos rodado 8 cortometrajes diferentes desde el 18 de marzo hasta ayer, 2 de abril. Con un concierto de los Rolling Stones en La Habana de por medio, ayer cerramos el proceso de producción la gente de Papi Films, con muchas aventuras, anécdotas divertidas, esfuerzos y decepciones de por medio, pero ahí está el material, listo para ser montado. Mañana comenzamos los procesos de Post-producción: edición, mezcla y corrección de color, y otra etapa comienza en esto. Para mí la más bonita, la de dar forma al material bruto que hemos capturado. Creo que esto deberá hacerse de la misma forma con la que poco a poco el espíritu del equipo de rodaje se iba impregnando: rigor profesional acompañado de humor y riesgo para crear.

Intentaré sintetizar en un par de líneas cada uno de los roles que he ejecutado en los rodajes, todos menos dirección y guión, nuevos para mi.

SONIDO (Amores que matan)
Junto con Zadiel conformamos el “Baja el Sound System” y trabajar en este departamento fue muy tranquilo y bonito, pensar dónde colocar los micrófonos, en sus ejes en relación a cámara. Grabar en cinta con la grabadora Nagra fue una experiencia muy bonita. Fallamos al no grabar un Bias de la locación del comedor.

FOTOGRAFÍA (Leche derramada)
Junto con Zadiel de nuevo creamos “El Crack Pictures Collective” y esta vez fue un fracaso. Personalmente me siento bastante disconforme con el resultado y con mi trabajo en este corto. Debí haber preparado mucho mejor toda la parte técnica y estética del corto. La propia idea requería una fotografía destacable, así que la pre-producción debió ser más fuerte por mi parte.

ASISTENCIA DE DIRECCIÓN (El carpintero)
No me gusta mandar, pero este puesto lo exige: marcar el ritmo de un rodaje, tener pleno y constante conocimiento de lo que cada uno de los otros compañeros en set está realizando, de lo que el director tiene en la cabeza, de lo que los actores deben realizar, de los imprevistos que surjan fuera del set. El resultado fue un éxito, me encontré muy a gusto junto a Yero, preparando el corto, tratando con los actores, etc.). A recordar cabe que, a pesar de que el material quedara muy bonito, no debo bajar la guardia hasta el final del rodaje, porque si en la última escena estoy más cansado y relajado, eso afecta al material (desbarajuste con la escena de los perros).

SCRIPT (No matarás)
Es un puesto que requiere mucho trabajo, atención, apuntes, fotos y memoria. Creo que son demasiadas cosas, y no me gusta mucho el puesto. Lo tendré que repetir en otras ocasiones porque la escuela contempla a los de la cátedra de edición como encargados de hacer de script. De este cortometraje creo que mi trabajo fue satisfactorio, pero creo que la narrativa y dramaturgia del mismo va a ser bastante complicada de editar. Creo que es pobre.

GUIÓN-DIRECCIÓN (La Parca)
Pasé un gran domingo de rodaje tras el concierto de los Rolling Stones. Un actor -Andrés- que me lo dió todo y una actriz que tuve que exprimir para que me diera un poco. Como resultado creo que hay imágenes sugerentes, interesantes para editar y con una suerte de azar que le aporta cosas muy interesantes a la planificación. Estoy contento y agradecido a todo el mundo que me ayudó a hacer este hacha.




MICRÓFONO (Fin de semana)
Un puesto bonito en un cortometraje bonito y sensorial. Quizás el más tranquilo de la tanda de 8 que hemos rodado. Trabajé junto a Matheus en lo que denominamos “Humble Sounds”. Hice brazos con el boom y aprendí a posicionarlo de forma que no estorbe ni a la luz ni a los actores.

AYTE CÁMARA (Mi consuelo)
Junto con Matheus de nuevo, conformamos “Dope Images”. Tuve que hacer focos, montar luces, hacer partes de cámara y con la ayuda de Arturo iluminar según las indicaciones del DOP. Bonito plano Zoom out con cambio de foco de la tele a los actores. Se nota un poco por mi inexperiencia y porque la lente tenía un fallito al cambiar del 32mm al 25mm.

PRODUCCIÓN (De la preparación de un estofado)
Produciéndole a mi amigo Zadiel me han pasado mil historias. Estoy encantado con el trabajo hecho, feliz tras ver su material ayer y con un buen recuerdo de todas y cada una de las cositas que tuve que hacer para producir una pieza audiovisual (preparar un catering, conseguir actores, buscar gusanos en el basurero, conseguir utilería, recibir arañazos de un gato que salía en escena, se me perdió y debo encontrar antes de que venga su dueño).

Y con esto la vida sigue. La huella que dejaron en mí los 3 minutos está en mi pecho, los arañazos del gato que ayer no quería ir al set de filmación. Esta mañana empecé a desproducir el corto de ayer, y aún quedan cosas que devolver y daños que reparar. Todo supone un gasto: físico, emocional o económico. Hay daños que nunca se repararán y eso hace parte de esto, de cómo funciona el mundo. A veces un reloj se cae de la pared y deja de funcionar para siempre. Por mucho que lo quieras arreglar no hay vuelta atrás, se ha roto. Tal vez quedó en pantalla, tal vez no. Sea como fuere, la ficción acabó, los 8 universos fueron capturados. Recuerdos fugaces y a la vez longevos, que marcan un antes y un después en nuestras vidas y en nuestra formación. Con cada CORTE nos conformamos como seres humanos, con cada ACCIÓN nos creamos de nuevo. RÍKITI.

No comments: