21/04/2013

"De las dudas infinitas", videoclip de Supersubmarina [Edición]

Un videoclip con un estilo tan cinematográfico no podría dejar de tener muchísimas influencias, e incluso claros guiños, a grandes largometrajes –como Jeux d'enfants (Quiéreme si te atreves) o Lola rennt (Corre, Lola, corre). Y, por supuesto, tampoco podría dejar de tener grandes cineastas tras él. Y es que Jota Aronak ha escrito y dirigido en esta ocasión un vídeo del grupo Supersubmarina, en el que el montaje –a cargo de Juanma Gamazo– cuenta una historia paralela que hará de las delicias de muchos. El videoclip merece verlo unas cuantas veces para examinar la cantidad de detalles que se escapan a simple vista, al igual que nos pasa en muchas grandes películas. Y ya personalmente –habiendo estado dentro del equipo de rodaje y habiendo visto todos el material bruto del vídeo–, tras haber hablado con el director y el montador, del que tenemos algunas palabras a continuación, creo que no solo la idea compleja del guión o el montaje son los aspectos que destacan en este video con todo su potencial, sino que también destacan todos y cada uno de los departamentos (el despliegue de producción, la calidad del arte, la impecable fotografía, la propia banda, etc.). Si todavía no lo habéis visto, echadle un vistazo antes de la disección que hace el propio editor.



ENTREVISTA A JUANMA GAMAZO, EDITOR DEL VIDEOCLIP

Juanma, ¿cuál fue el primer proceso creativo al que te enfrentaste cuándo te llegó todo el material de este vídeo?
Lo primero que probamos fue otra estructura. El videoclip era muy rico en material y quisimos ver si la historia inicial era la más potente. La otra opción que probamos fue la de dividir el videoclip en dos partes: una primera en la que el suicidio va hacia adelante hasta chocar contra el suelo y, a mitad del videoclip, comenzaba a subir marcha atrás tal y como ocurre ahora desde el inicio. Este giro argumental vendría acompañado por los cantantes que moverían el reloj –el tiempo– hacia atrás, apiadándose de la pareja. Todo comenzaría a girar a la inversa, incluidos ellos. Sin embargo, esta opción llegó a juntar hasta 4 líneas temporales en un solo punto y, si ya era complicada su lectura al inicio, esto lo complicó aún más, por lo que decidimos descartarla. En cualquier caso, este intento fallido nos sirvió para darnos cuenta de las escenas que estaban de más e intercedían y ralentizaban el relato, como por ejemplo la escena del flashback donde él le pide matrimonio (detonante de todo lo que ocurre en la historia). Sentimos que este momento ya estaba incluido en la propia letra de la canción y que delimitaba mucho "las dudas infinitas" de esta chica, así que decidimos dejar el motivo de la duda en cada espectador. Esa escena y algunas otras se pueden ver en la versión con créditos.

¿Cuáles fueron algunos de los momentos más difíciles de montar?

Los momentos más difíciles de montar fueron las interacciones de los cantantes en la historia y, aún hoy, no todo el mundo se da cuenta de ellas. 
Teníamos dos momentos con los cantantes: el playback y su intervención a modo de dioses en el relato. Sin embargo, habían sido grabados en el mismo espacio y eso entorpecía la lectura inicial –el público lo había decodificado como un playback y no como parte del relato–, por lo que creo que es lo más endeble del relato ahora mismo.
Las intervenciones son las siguiente: el barco de papel que devuelven, las tizas que la guían y le interponen gente y, por último, el cambio de tiempo que hace que pueda llegar a la tienda. 
En algunos casos como el barco de papel intentar ser claro nos llevó incluso a hacer un re-encuadre digital creando un primer plano del barquito que sale volando. Si se lo han perdido vuelvan a verlo. 

¿Hay alguna otra anécdota interesante sobre el material que quieras contar (algún momento de euforia, planos que se tuvieran que caer, etc.)?

A parte de lo que te he contado otro, el otro hecho curioso es que en el guión había un gran plano secuencia marcha atrás que duraría desde que la gente está alertada con el hombre golpeado contra el suelo, hasta que comienza a subir. Este plano iba a durar hasta que la música de la canción rompe (casi un minuto) y no se mostraría nada más. La dificultad de ejecución (tenían al actor colgado de una grúa, extras, viento, steady, etc...) y los problemas del día y el tiempo de rodaje derivaron en que no fuera tan perfecto como imaginábamos y tomáramos la decisión de cambiar el inicio, cambiando a su vez los pesos de la historia hacia ella, que pasa a ser la protagonista indiscutible del relato.
Muchas veces lo pienso, porque si estuvimos apurados de tiempo para contar la historia como queríamos, ¿qué habría pasado si hubiéramos tenido que meter ese mismo contenido con un minutos menos de tiempo (1/4 parte)?

¿Cuánto tiempo pasaste montando este vídeo? ¿Cuántas versiones previas hiciste y cómo trabajaste para evolucionar versión tras versión?

Este vídeo lo montamos en unos 5 días. Como te dije, primero montamos otra estructura y, cuando tuvimos claro que la inicial era más "limpia" y directa, comenzamos a trabajar con ella. 
Suelo dejar los primeros cortes largos para poder ver rápidamente todo el material bueno  del que dispongo. En este caso mi primer corte duraba ¡¡¡3 canciones!!!
Después de un trabajo previo de organización, cortes previos, etc. y con apenas 3 medias sesiones de trabajo con Jota la dejamos lista. 
Dudamos algunas cosas, siempre derivadas del material tan bueno con el que nos encontramos, como por ejemplo eliminar algún momento de ginkana para alargar o los que nos parecían más potentes, pero le restaba obstáculos y le allanaba el camino a la protagonista. 
El último cambio que hicimos fue incluir los dos planos del protagonista en el piso con la gente alrededor que al principio lo había descartado. Esos dos planos simplifican y aclaran el contenido de lo que le ha pasado (o le puede pasar) al protagonista si ella no reacciona.


Y, por último, y ya que se trata de un videoclip, me gustaría que hablaras del montaje de videoclips narrativos, como es este caso, en comparación con el montaje de ficción en cortos o en películas.

La principal diferencia que veo es la motivación de los personajes. En una ficción [de larga duración] todo tiene que estar mucho más justificado y los perfiles de los personajes son mucho más complejos. En un videoclip todo tiende a simplificarse, los personajes son más arquetípicos y se tiende a caer en lugares comunes. Creo que esto es derivado de dos motivaciones principales: (1) su duración y (2) que la lectura o visión de éstos es distinta a la de la pantalla de cine (se ven en youtube, en un bar, etc...) y tienen que ser fáciles de comprender aunque te hayas perdido 30 segundos.

Mi procedimiento suele ser el de resumen. Primero monto el videoclip como montaría una ficción y luego tiendo a resumir las acciones (externas) y las motivaciones importantes quedándome sólo en la esencia del relato, simplificándolo y haciéndolo más directo y sencillo a todas luces. 

Bueno, Juanma, muchas gracias por tomarte el tiempo y compartir esos detalles y enhorabuena por tu gran trabajo.

Enhorabuena a ti por tu constancia en tu web.

-----------------------

Espero que estas palabras sean del interés de fans del grupo, de cinéfilos, o de cualquiera. Con ellas pretendo acercar un arte que muchas veces pasa desapercibido, sobre todo en estos formatos tan pequeños. Ahora me gustaría dejar un breve análisis que hice de la estructura del vídeo, para crear más debate si cabe.

Y es que si queremos hablar del montaje, aunque todos los aspectos del vídeo relucen, como decía, ya desde el primer comento el efecto Kuleshov está presente en el juego narrativo ideado. Aunque, no obstante, poco a poco iremos conociendo qué es lo que verdaderamente pasa y cómo verdaderamente nos lo cuentan. En el principio, a causa del efecto Kuleshov como decía, parece que nos encontramos con una correspondencia temporal directa (chica leyendo la carta de suicidio del chico). Y así, el plano del chico muerto y la reacción de la chica crean en el espectador un fuerte tono de tristeza que irá girando en cuanto el chico empiece a subir en dirección contraria. Con este artificio creo que se juega con las emociones del espectador de una forma que acabará siendo muy satisfactoria al final del todo. 

Me gustaría remarcar la serie de pistas que sigue la chica hasta el encuentro final en el hotel con su novio. Estas van trayendo recuerdos del pasado (flashback visuales, emotivos, e incluso oloros como el de la bufanda en la lavandería). Esto habla de la variedad de sensaciones que quieren transmitir los cineastas. El amor es un sentimiento tan complejo que abarca más allá de lo que ellos son capaces de crear. Personalmente me gustó mucho eso de los sentidos.
De forma paralela a todo ello, el suicidio del chico es montando marcha atrás, haciendo girar el tono de tristeza creado al principio del vídeo, a uno de extrañeza (por la marcha atrás), de adrenalina (por la búsqueda), o de nostalgia (creado por el grupo Supersubmarina en la habitación). Esta es la tercera de las líneas que se cruza, sí. El grupo, en una habitación que tiene conexiones indirectas y directas con las otras dos líneas narrativas. Como dirigiendo la voluntad del amor con sus acciones y sus letras, Supersubmarina se encuentra justo en la habitación de hotel debajo de la que se ha tirado el chico.

Fotograma del making-of que será publicado proximamente
Por último, me gustaría hacer saber que esta larga entrada no es la única prevista sobre este videoclip y su montaje. Sino que otra más vendrá con el making-of que tuve la oportunidad de montar y otra con la labor que desempeñé en tan ajetreado rodaje. La verdad es que el making-of no lo refleja, pero casi en vez de la chica, creo que fuer el equipo, Bajocero, el que realmente tuvo que hacer una ginkana por múltiples localizaciones y con tiempo record para hacer este vídeoclip. A todos los que compartieron la experiencia: gracias.

No comments: