19/12/2012

Fred Raskin sobre la edición de Django Unchained

La primera referencia que se hace del montaje del montaje del último largo de Tarantino, Django Unchained, ha sido ofrecida por la revista Below the Line hoy mismo. Me gustaría traducir el artículo que nos ofrecen en relación a Fred Raskin lo antes posible, para que su noticia llegue a todos los hispanohablantes. Muchas gracias a Below the Line y a todos los interesados en el montaje.

Editor Fred Raskin at BTL News (article in English)

Fred Raskin dice que al aceptar montar Django Unchained pasó a ocupar el puesto de trabajo de alguien muy grande. Esta ha sido la primera película del director tras el prematuro fallecimiento de la montadora con la que trabajó por mucho tiempo, Sally Menke. Raskin –el que ayudó en las películas de Kill Bill– estaba listo para el desafío. Dado que ya había trabajado antes con el equipo, no sólo ya estaba acostumbrado a los gustos cinematográficos de Tarantino, sino que también compartía el amor que tiene el director por las películas clásicas. «Él me mantuvo dentro de la familia», dice Raskin. «Ambos tenemos una obsesión por las películas. Tropecé con él durante los años en el New Beverly Cinema, unos cines de repertorio que posee. Teníamos pequeñas y afables conversaciones cuando nos veíamos». Tarantino también invitó a Raskin a proyecciones para conocer su opinión de películas como Death Proof e Inglorious Bastards y así se afianzó cada vez más la relación.

Cuando Tarantino acabó el guión de Django, el montador fue uno de los primeros en leerlo.Tarantino también le contó a Raskin que estaba investigando marcas en Tokyo Drif y en Fasd and Fourious antes de ir a un programa de la tele de Fast Five, que Raskin acababa de completar. «Su productor luego me dijo a mí, creo que debe haber estado evaluando el trabajo de alguien cuando hacía esas investigaciones», dice Raskin. «Fue el mayor de los honores –en realidad no lo puedo decir con palabras– el que me ofreciera montar la película. Aunque también era muy aterrador».
A Raskin le preocupaba no alcanzar la rapidez y el nivel de trabajo que Menke, así que se estudió todas las películas que esta y Tarantino habían hecho juntos con el ánimo de prepararse para la prueba. En cuanto a la experiencia con Tarantino, Raskin comenta que «poder ver su talento de primera mano fue algo extraordinario».

Hubo una serie de retos a afrontar en el montaje de la película. Tarantino no piensa en la postproducción durante la producción, así que el primer corte se dejó en manos de Raskin. Un PA [¿Ayudante personal?], en el set, iba tomando notas durante los dailies. «Principalmente anotaba cuando se reían, porque esos serían momentos que le interesaban», explica Raskin. «No disponía de muchos detalles para seguir editando en mi primer paso». Raskin tardó en editar una escena  hasta cuatro veces más que cuando estaba trabajando junto a Tarantino. «Él tenía una idea firme de lo que quería, mientas por mi parte se trataba de explorar el material», continúa Raskin. «La forma en que diseña su material refleja muy bien cómo debe editarse. El desafío de todo esto es que tienes ocho tomas y todas las interpretaciones son fantásticas. ¿Cómo escoges la mejor?»

El primer corte de Raskin, que contenía todos los planos, duraba más de cuatro horas. La película que se ha estrenado es de dos horas y cuarenta y cinco minutos, incluyendo los créditos. «Entender la esencia de la película fue, probablemente, el mayor de los retos», revela Raskin. En los primeros momentos de la producción, un productor le preguntó a Raskin qué escenas podrían caerse. Cuando Raskin le dijo una escena el productor rápido exclamó: «No puedes quitar esa. Esa es genial. Nos encanta esa escena», a lo que Raskin respondió «Si por que una escena sea genial no la podemos quitar, entonces tendremos el problema de que va a haber un exceso de riquezas». Durante el comprimido proceso de postproducción de cuatro meses, también fue todo un desafío reducir la película a una duración apropiada para la proyección. Afortunadamente, hubo un workflow muy orgánico en la edición, y el sonido, por parte del diseñador Wylie Sateman y su equipo, se incorporó pronto. Este método le permitió a la edición usar efectos que estarían al final, evitando ese «amor temporal», esa tendencia por parte de los directores a enamorarse del sonido temporal que se usa en el montaje de la imagen, normalmente debido a las continuas audiciones de ese audio. Esta forma de trabajar hizo terminar la película en los tiempos marcados.

Por suerte, Raskin ha tenido a Tarantino a su lado para tomar esas difíciles decisiones de qué es lo que mejor funciona entre todas esas interpretaciones y escenas con un nivel de calidad tan alto. Cuando proyectaron la película tras la última mezcla para cerciorarse de que estaban conformes con todo, Raskin le dijo a Tarantino «Bueno, creo que realmente la hemos encontrado. Sinceramente creo que esta es la mejor versión posible de la película».

— SKWERES, Mary Ann escribió el artículo "Contender – Editor Fred Raskin, Django Unchained" en Below the Line News a fecha de 18 de diciembre de 2012. Formato: web.
Traducción por Pablo Hdez a 19 de diciembre de 2012.

No comments: