09/02/2012

"The Bourne Legacy", la última edición de John Gilroy.

Un tráiler resultón, cuyo estilo me hace recordar The Boston Strangler.


Las nuevas entregas de Bourne (The Bourne Legacy, The Bourne Betrayal y  The Bourne Sanction) serán dirigidas por Tony Gilroy, guionista de las tres entregas anteriores. Esta vez, en The Boune Legacy, también se verán involucrados sus hermanos menores: su gemelo Dan Gilroy, con el que ha escrito este nuevo guión; y John Gilroy, el menor de los tres, que se encargará por tercera vez del montaje de una película dirigida por su hermano (Michael Clayton Duplicity fueron las anteriores). El padre de estos piezas, el dramaturgo, guionista, productor y director de cine Frank D. Gilroy, le diría a John que con el montaje le salvara el culo a su hermano mayor, como dijo el propio John hablando del montaje de Michael Clayton en el 92YTribeca de mayo de 2010. "Creo que mi padre creía que como yo ya había editado muchas películas, y esta era la primera de Tony como director, estaría en buenas manos." ¡Y vaya! Aunque no sé si significa algo, estuvo nominado al BAFTA y al ACE por su montaje en esa película.

John dijo: "normalmente encuentro rápido una buena escena con la que empezar a editar; le doy forma y se lo enseño al director mientras continúa rodando. Este ejercicio, que se repite durante todo el rodaje, nos da confianza y refuerza la suya en lo que está haciendo."

"Algunos directores te dejan editar la película al completo antes de ver el corte. Pero, en realidad, odio trabajar así. Creo que es clave una relación interactiva director-montador desde el principio." En vez de los tradicionales storyboards, su hermano, el director, desarrolló una técnica de video storyboard. Ambos hermanos, junto con el director de fotografía Robert Elswit, utilizaron una pequeña cámara para grabar las localizaciones y los ángulos de los planos. [...] En un caso, pusieron recortes de cartulina de caballos en lo  alto de una colina para una secuencia muy importante. Entonces, Gilroy montó esos bocetos seguidos y, en una ocasión, incluso añadió una explosión en la pista de audio. "Era un poco tonto pero realmente nos ayudó a entender la escena," dijo Gilroy. "En Duplicity, que fue la segunda película que hicimos juntos, Tony utizó esto todavía más. Eso significó que yo juntaba videos de unos cuantos bocetos  durante la preproducción solo para ayudarle a entender hacia dónde iba."

John Gilroy en Manhattan Edit Worshop:

"Entré en el montaje por culpa de que directores que tenía como héroes --como Hal Ashby y David Lean-- habían sido montadores. Pero, tras la universidad, no sabía seguro qué quería hacer. En cierto modo, tropecé en el montaje. Acabé trabajando mucho, escalé posiciones, y finalmente tuve la oportunidad de editar." Entonces, todavía reinaba la moviola. "Los editores de mi edad son más o menos los últimos en usar película," dice Gilroy. "Aprendí a editar en Moviolas verticales y así trabajé hasta los noventa. Mi primera experiencia no-lineal fue con un Lightworks cuando trabajaba con Jeff Wolf. Después, cuando me valía por mi mismo para editar, me cambié a Avid."

Aunque puede disfrutar de la facilidad y de la velocidad que permiten las nuevas tecnologías, Gilroy siente que la película le ha dado algo que se pierde en los montadores jóvenes. "Cada corte da muestra de cuando has editado la película. Si cambias demasiado, acabas con pequeños fragmentos de película que serían difíciles de manejar, o suponen el gasto de otra impresión. Yo pensaba más en la estructura del montaje antes de hacer el primer corte. Creo que aprendí más disciplina."

La disciplina le lleva a su actual sistema, claro y conciso, de notación. "Conozco a algunos editores que utilizan gráficas para sus workflows, pero yo tengo un sistema muy básico. Tengo una gráfica en la pared con cada escena. Pongo una x roja en la escenas tras haberlas montado y haberlas trabajado seriamente. De eso se trata. Para cada versión de la película al completo, asigno una carta. La primera será la A, la segunda la B, y así. Hay en algunas películas en las que casi he llegado a todo el alfabeto, pero con Michael Clayton solo llegué hasta la H."

Esa comparación de un montaje tan duro es un resultado del orden del guión, pero también el estilo concreto, con exactitud, de la película. "Es una película de bonitos fotogramas. Michael Clayton era una película muy específica. No era del tipo de salir y tirar muchos planos para luego volver diciendo '¿qué tenemos aquí entonces?'"
A veces, un editor solventa un problema haciendo un ligero cambio que resuelve un sentimiento persistente en el espectador. "Tras una proyección de prueba, había mucha gente que se preguntaba por el significado de los caballos." Los tres caballos aparecen al final de la película cuando el personaje de Clooney --al que el mundo que está a su alrededor, que se está desmoronando, agota-- se acerca a ellos y parece encontrar algo de consuelo. Pero en realidad no tienen otra función dentro de la historia.

Escena de los caballos de Michael Clayton en YouTube que como comentario tiene lo siguiente: "Michael Clayton en DVD contiene contenidos especiales como escenas eliminadas con comentarios del director Tony Gilroy y el montador John Gilroy. Patatín, patatán."

Podéis obtener más información, donde yo he conseguido las citas y algún extracto del texto: artículo para Editors Guild Magazine por Dan Ochiva (https://www.editorsguild.com/Magazine.cfm?ArticleID=874)
Traducción y palabras originales por Pablo Hernández.

No comments: