14/01/2011

Entrevista a Yann Dedet

"Aurélio Savini: ¿Qué es el montaje para usted?
Yann Dedet: Para mí, es escavar, reflexionar y hacer. Para otros es el primer plano, el segundo, el tercero y esa es la definición de montaje de Bresson y hubiera sido la de  [Maurice] Pialat que siempre decía que hacía las películas muy desordenadas, que habría preferido tener guiones sin huecos, hacer un montaje basado en un primer plano seguido de un segundo, después un tercero pero eso no pasa nunca así porque tiene secuencias más o menos salvadas, hay secuencias que no tenían nada que ver con el guión y son maravillosas, que acaban por durar un cuarto de hora. Es muy irregular eso que hace Pialat porque limita a la vida en un lugar...

A.S.: ¿Cuáles son los instrumentos del montador?
Y.D.: Son sobretodo las herramientas del cineasta que decide contar la película con imágenes primeramente, con diálogos en segundo lugar, con un comentario en tercero y con la música y con la, evidentemente, principal herramienta del montaje: el ritmo.

A.S.: ¿Es esta una etapa particular en el desarrollo de una película?
Y.D.: Es la última etapa, así que es la mejor. Hitchcock lo decía siempre, Orson Welles también, es la que hace todo, la que termina, la que remata, la que da el estilo de algo a la película, el estilo del film que se cuenta es el que se dibuja. Por ejemplo, en Passe-montagne de Stévenin, todo fue rodado en planos secuencia de tres minutos. Después, fueron planos elípticos de 20 segundos en todas partes. No todo está en el ritmo del rodaje por lo que ese ritmo que se desarrolló demasiado acabó siendo troceada en fragmentos de 20 o 40 segundos... porque es importante rodar al ritmo que se desee pero creo que ese ritmo sigue siendo el mismo si se corta, como hizo falta cortar para que este ritmo fuera sensible, es decir, estar siempre en un tiempo. ¡No se cortó para hacerlo más ágil! Algunas veces que se cortaba con Stévenin se decía: se corta si se gana alguna cosa y no si se desperdicia algo, la idea es que cuando se desperdicia, se gana. A veces, al hacer un corte, decíamos: ya ha pescado uno, es un pez de más en el lago de la película, en lugar de ser uno de menos.

A.S.: Sobre la idea de la percepción del paso del tiempo, a Truffaut no le gustaba cuando Antonioni cortaba un plano muy tarde...
Y.D.: ¿Ah sí? ¿Que se note la voluntad de ir demasiado lejos? Del golpe los personajes parecen desconcertantes, el tiempo que pasa con ellos en el mismo plano hace que se realicen, que se hagan más fuertes quizás...

A.S.: En Les Deux Anglaises et le continent (Truffaut, 1971), se utiliza el comentario de una manera muy audaz... 
Y.D.: Truffaut ha re-elaborado los comentarios un número de veces incalculable, no tanto por su tono, siempre práctica un tono bastante neutro, como dijo muy bien Cézanne: para no interferir... No ha tenido un juego para jugar. Por el contrario, las frases cambiaban de longitud: a veces decía lo que iba a pasar después, a veces decía lo que había pasado antes, a veces hablaba de lo que se estaba haciendo. Estaba en un doble presente narrativo o estaba ya en un futuro porque sabía lo que iba a pasar después, por lo que el interés estaba en saber eso que pasa en la escena en el momento sabido que va a acontecer la catástrofe... Era apasionante, todo ello cambió forzosamente todas las duraciones de los planos, toda la apreciación que había sobre la escena y cambió bien el sentido, por lo tanto la duración y el ritmo. Algunas veces, los diálogos desaparecieron por debajo del comentario: hemos guardado el sonido solapado pero no comprendemos lod diálogos, algunas frases dichas por el comentario hacen eco exacto de lo que está diciendo el actor, es la misma frase. Es un gran trabajo de costura.

A.S.: ¿Y qué hay en lo que concierne a la música?
Y.D.: Se montó la imagen sobre la música porque a Truffaut le gustaban mucho las sincronizaciones musicales, no como en dibujos animados, no plano a plano pero si esos sincronismos flexibles, es decir,  al final del montaje musical, no un cambio de un plano a otro sobre notas precisas, que lo haya cuando haya una interacción importante.

A.S.: A Truffaut le gustaba que sus películas fueran bien comprendidas al nivel del relato...
Y.D.: Se preocupa por no aburrir a la gente (me gusta hablar de ellos en presente porque en realidad están aquí). Está muy estructurado, se servía de las secuencias cortadas para contar otras cosas. Su tesis, la tiene que conocer, era: si los espectadores no saben donde sucede la historia o donde están los personajes en su cabeza, ellos no podrán ser emocionados, por lo que prefiero una una frasecita tosca que diga "recuerda que..." y después 'voilà'.

A.S.: ¿Cómo ve la evolución del montaje?
Y.D.: Con los clips, todo el mundo ha creído evidentemente, que era suficiente montar rápido para que algo sea ágil, pero no todo tiene que ser ágil y vivo... Los grandes cineastas son los que han cambiado el montaje. Estos son Godard, Stévenin, Scorsese que llegan a montar rápido siguiendo otro camino, haciendo verdaderas películas en las que hay tiempos, gente y carne, la técnica no ha pasa delante...


Entrevista por Aurélio Savini en noviembre de 2007.
Traducción por Pablo Hernández.

No comments: