11/10/2010

Hablando con Claire Simpson

"Jennifer Wood (MM): Antes que nada, dime algo de tu background: dónde naciste, te educaste, etc.
Claire Simpson (CS): Nací y fuí educada en Inglaterra, pero mi familia era irlandesa y pasabamos grandes temporadas allí. Las comidas estaban siempre acompañadas de grandes dosis de debates de política, asique la mesa siempte tenía una atmósfera cargada. Dios nos libre si no os manteneis al tanto de las noticias de ahora. Todavía leo cuatro periódicos al día, y veo documentales compulsivamente.

MM: ¿Es verdad que empezase montando películas de naturaleza para la televisión irlandesa?
CS: Al acabar el colegio volví a Dublín y trabajé en películas de naturaleza para la televisón. No era adecuada para ese tipo de trabajo. Mezclaría los sonidos de los pájaros. De repente, una locura sería acompañada del sonido de una curruca. Solo era una chica de ciudad, no solo desconocía la vida del campo, era como de otro planeta. Subiría las montañas Wicklow con tacones, y al final me metería en un escondrijo y leería Jean-Paul Sartre. Uno de esos agradables días de agosto, me dí cuenta de que mi destino iba a ser el existencialismo y la angustía y que el mejor sitio para encontrar esto sería Hollywood.

MM: ¿Cómo influyó este contacto con las películas de no ficción a tu estilo cuando empezaste a trabajar en largometrajes de ficción?
CS: Continué montando algunos documentales, me gustaba hacerlos por los debates políticos. Realmente, los documentales  te hacen sentir parte del mundo, mientas que las películas te sacan de él, porque estás alejado de lo que tiene que ver con la fantasía o la ficción. Con los documentales levantarás el cuello en el quid de la vida real. No trabajas de acuerdo a un guión asique a menudo tienes que inventartelo con el director. Las normas de la dramaturgía todavía se aplican: suele tener la estructura de los tres actos, pero los personajes y las situaciones son muy reales. Basicamente es escribir con imágenes.

MM: ¿Cuándo diste el gran salto a la industria cinematográfica?
CS: De camino [a Hollywood], hice un pequeño desvío a Londre y tuve la suerte de conocer a Dede Allen. Estaba buscando equipo para "Reds",y me presenteé  para trabajar como ayudante. Cuando Dede se dejo caer por la sala, su genialidad disipó cualquier pensamiento que pudiera haber tenído de aglo retocido, de fumador de puros y de cumplidor hiperactivo. Su fuerza física se expande con inteligencia y define el espacio al rededor suyo. Todos estábamos entusiasmados y juramos lealtad, porque es lo que Dede transmitía. Su honestidad en lo que tiene que ver tanto con el material como con la gente es cautivadora. Ella custiona a la vez que educa. Su destreza formal pone al arte del montaje en la máxima estimulación, es excitante verla trabajar y dar forma a una escena.
MM: No es noticia que la mujer no ha estado siempre representada en la industria del cine excepto cuando llegó a la sala de montaje. ¿Por qué piensa que es en la sala de montaje donde las mujeres han tenído un impacto significativo?
CS: Sí, siempre ha habido una tradición de la mujer en la sala de montaje. No sé exactamente por qué. He oído que es por la similutud al proceso de tejer o de costura, y hay esas teorías sobre que la mujer tiene gran capacidad para los detalles, que es fundamental para montar. Pienso que estas percepciones podrían explicar por qué eran aceptadas las mujeres en las salas de montaje, pero no pienso que sea particularmente útil usar esas analogías hoy día.
Los homres y las mujeres son igual de capaces para estas habilidades y la tecnología de que se dispone ha despojado muchos trabajos meticulosos fisicamente y ha permitido que la forma se convierta en un ejercicio mas intelectual. Personalmente, pienso que el montaje tiene más que ver con la arquitectura y, habiendo hecho una casa recientemente, puedo decir honestamente que lo que tiene que ver con las tuberías puede ser tan tentador como difrazar la mecánica de una trama.

MM:  Has trabajado con un numero considerable de los más celebres directores de la industria del cine, aunque sus personalidades y hábitos de trabajo se dice que son muy difetentes. ¿Cuál es tu consejo en cómo equilibrar estas fuertes personalidades para crear una película de éxtio?
CS: He trabajado con algunas personas con mucho talento; no solo directores, también magníficos actores, directores de fotografía, de arte y he contado con el gran apoyo de mi propio equipo, a los que trato de incluir en el proceso todo lo posible. Constuyo un ambiente desafiante y enriquecedor, como Dede amablemente amplio hacia mí. Trato de pasarlo bien.
Trabajo duro, gusto educado, instintos afinados y una llamarada para lo absurdo han sido esenciales para mi carrera como montadora e importantes ingredientes par mi vida. Nunca he subestimado el valor de la buena suerte. Conozco mucha gente extraordinaria con talento que no ha tenído la suerte suficiente para ganar un premio de la Academia. No me malinterpreten, es extraorinariamente válido ganar. Pero lo que realmente cuenta es encarar cada día de trabajo con agallas para ser honesto con tu director y con el material con el que estes trabajando. Si no puedes hacer esto, no cojas el trabajo."

Entrevista por Jennifer M. Wood el 3 de febrero de 2007.
Traducción por Pablo Hernández.

No comments: